•  
  •  

Comunicación no verbal: el “pequeño” Nicolás y las mentiras.

510668c2ae78b6bdd5eba88041ef6e34

Recientemente he visto video muy interesante en el que se analiza la comunicación del “pequeño Nicolás” (abajo dejó el enlace) en el que se trata de discriminar si esta persona miente o no, esto me ha llevado a un reflexión sobre la conveniencia o no de usar el término “indicador de mentiras” a gestos que se consideran asociados a una falsedad. Propongo que en vez de utilizar este término pensemos más en indicadores de credibilidad, entendiendo por credibilidad: “característica de lo que es creíble o aceptable”

Hablar de comunicación no verbal fascina pero se debería ir con más cuidado al explicarla. Muchas veces se olvida que no es un código lingüístico en sí mismo sino que depende mucho del contexto donde se produce. Especialmente se me disparan las alarmas cuando me preguntan sobre cómo detectar mentiras. Incluso se me dispara hasta cuando se tratan de patrones propios, personales e intransferibles. Me refiero a cuando un observador establece una alta correlación entre gesto y mentira en una persona determinada. Un poco a lo que sucede en la película Maverick . En esta película en una partida de póker Mel Gibson “no va” a una jugada de Jodie Foster porque cada vez esta tiene un buen juego se muerde ligeramente el labio.

Muchos gestos considerados como “indicadores de mentiras” como no mirar a los ojos, por ejemplo pueden ser debidos a diferentes causas y no exclusivamente a mentir. Si les llamamos “indicadores de mentiras”, sin darnos cuenta, podemos focalizarnos en ello descuidando otras posibles explicaciones y eso puede ser peligroso si el observador no es experto ya que en vez de verificar la hipótesis sería fácil caer en ver el gesto y atribuir automáticamente que es una falsedad.

En cambio, sería más exacto que pensáramos más en términos de indicadores de falta de credibilidad ¿por qué? Porque la credibilidad no es algo que surja directamente de nosotros –aunque podemos propiciarla- porque siempre serán los demás, los observadores, que con su interpretación, nos la atribuyan por lo que su componente social-cultural es determinante, es decir lo que un grupo crea (independientemente de que sea cierto o no).

En este sentido mirar al suelo, desviar la mirada, tardar o dudar en dar una respuesta, mostrar mucho control, no mostrar emociones en momentos determinados incluso efectuar un lapsus linguae no son necesariamente indicadores de mentiras ya que pueden estar motivados por diferentes factores. Sin embargo, en nuestra cultura sí pueden ser considerados elementos de falta de credibilidad por las razones que apunto. Lo que alguien dice puede ser verdad pero de la manera que lo dice no alcanza a tener credibilidad según los criterios aceptados por los observadores.

Por si queréis saber más podéis consultar este interesante artículo: Masip, J. (2005). ¿Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo? Sabiduría popular frente a conocimiento científico sobre la detección no-verbal del engaño. Papeles del Psicólogo, 26(92), 78-91.

https://www.youtube.com/watch?v=5sXPpZEXvSw

En este video, José Luís Martín Ovejero analiza la entrevista del pequeño Nicolás y es en el que me he fundamentado para este artículo.

One thought on “Comunicación no verbal: el “pequeño” Nicolás y las mentiras.

  1. Molt cert. Per posar un exemple personal, un mateix acte de comunicació no verbal com és apartar la mirada, en mi, significa frustració (en major o menor grau)i pot ser degut a una expectativa que tenia en la manera de pensar de la persona, una reacció no esperada (a “millor” o “pitjor”) o un projecte que acabo de falsar.

    Però també pot significar el contrari, una línia de projecte que acabo d’intuir, per tant, pensaments paral·lels, o fins i tot vergonya. Intento matissar els meus gestos si pretenc comunicar-me, sinó no sóc tant previsible. A més, ni amb una mateixa persona solc utilitzar els mateixos gestos al llarg del temps.

    jajajajaj Intentar preveure totes aquestes variables en cada persona és una bogeria, a més d’innecessari!!!

    Marta Riera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*