•  
  •  

Comunicación de impacto

Imagina que tienes un argumento bien construido. Es creíble, lo has reforzado como marcan los cánones. Sabes que es fuerte, sensato, sólido pero ¿es suficiente? ¡En absoluto! Ahora toca la parte más sensible, saberlo trasmitir de la manera que más impacte y para ello se requiere dominar toda una serie de tecnología psicolingüística para que el efecto sea el deseado.

A este conjunto tecnológico es a lo que denominamos comunicación de impacto. Seguro que estarás de acuerdo que un mismo alimento según como se emplate causará efectos totalmente diferentes. Una buena presentación lo hace más deseable. Claro que si lo pruebas y le falta sal o está mal cocinado… pero partimos que tu argumento es bueno así que debes dedicar tiempo a su eficaz trasmisión.

Hace un tiempo mi entonces novia por Navidad me dio una caja enorme. Menudo regalo pensé. Era roja con una cinta dorada. La abrí y me encontré otra caja, más bonita si cabe. En su interior otra. Al final una cajita envuelta en un papel muy hermoso. Y dentro, el reloj que todavía llevo. El reloj era fantástico pero las cajas, los papeles que las envolvían hacía que el interés subiera. Esta es la idea. “empaquetar” con tus recursos psicolinguisticos tu argumento. Hoy es mi esposa.

Básicamente para ello cuentas con dos conjuntos de herramientas. Por un lado tu comunicación no verbal y por otro tus palabras. Como leí, no es lo mismo decir “Hay que ser audaces” que decir “Audacia, audacia, siempre audacia” ¿Cuál frase crees que es más persuasiva? ¿cuál escogerías para terminar tu discurso? Existen toda una serie de recursos lingüísticos que nos acercan al éxito y que marcan la diferencia cuando persuadimos.

Y luego la comunicación no verbal, y no nos referimos sólo a los gestos que también sino a los tonos de la voz, al ritmo. Una pausa bien usada puede marcar toda la diferencia. Un cambio en el tono, bajar la voz al decir una palabra clave, puede que ese concepto entre con una fuerza inusitada. Jugar con la velocidad del habla, con el ritmo. Son recursos que conocemos pero que no sabemos utilizar con intencionalidad y si no hay intencionalidad no hay control. ¿Recuerdas? La potencia sin control no sirve de nada.

La comunicación de impacto es esto, “empaquetar” un buen argumento con toda una serie de habilidades de comunicación que hacen que el mensaje llame la atención, genere el interés y mueva a la acción.

Hasta argumentos mediocres bien “empaquetados” parecen hasta sólidos ¿verdad?

El fondo es importante pero la forma hace que el mensaje entre con facilidad en la mente de las personas… y eso es lo que buscas… ¿no?