•  
  •  

Creatividad: ¿Piensas con los pies?

feet

 

Seguro que en alguna ocasión pensando en cómo afrontar un problema, un reto se te ha ocurrido una idea e inmediatamente la has descartado. ¿Por qué? Quizás porque era absurda, quizás porque era muy difícil de ponerla en práctica, quizás porque presentaba más problemas que otra cosa o sencillamente porque no te gustaba… en una palabra porque no era buena.

piesPero, ¿cómo una idea puede ser buena o mala? Una idea es una proposición sobre algo, una representación que hacemos sobre algo. En sí misma, ni es buena ni es mala, ni es útil ni inadecuada es ¡sólo una idea! Un simple punto de partida. Es en el momento en que la evaluamos, a partir de unos criterios, cuando la idea se convierte en solución y esta sí que puede ser adecuada o no, según determinados criterios. ¿Cuál es el problema? ¡Que pensamos con los PIES! Es decir, definido un problema (P), surge una idea (I) que inmediatamente es evaluada (E) y si pasa la criba es una solución a considerar (S) y si no, volvemos a buscar otra idea.

Y esta es la cuestión. Una idea habitualmente es evaluada por demasiados criterios muchos de los cuales ni siquiera somos conscientes y que en ocasiones dependen más de nuestros prejuicios y de nuestra forma de encarar el problema que de aspectos más “objetivos”. De este modo se eliminan muchas ideas que podrían ser interesantes. Por ello la creatividad propone como concepto clave el juicio diferido. Sencillamente consiste en separar la fase de producción de ideas de la evaluación, justo eso, diferirla.

Aunque si se piensa hay una cuestión irresoluble. Las personas inevitablemente estamos evaluando constantemente lo que oímos, leemos, nos decimos (ahora mismo lo estás haciendo… y ahora también) y muchas veces, como decíamos, con criterios que no somos conscientes por lo que el juicio diferido es complicado de mantener, es más una actitud, un esfuerzo de flexibilidad mental que otra cosa.

piiiiesLas diferentes técnicas creativas tratan de favorecer este juicio diferido. Por ejemplo, el brainstorming (lluvia de ideas) no sólo señala la prohibición de evaluar las ideas mientras se están produciendo sino también propone separar la fase de producción de ideas de la de evaluación y de manera “ortodoxa”, aunque pocas veces se hace, indica que el equipo que evalúe las ideas sea distinto del que las ha producido. Jugando con el acrónimo, el brainstorming propone pensar con los PIIIIIIES, es decir: muchas ideas para evaluarlas después.

Las ventajas de utilizar el juicio diferido son muchas:

  • Las ideas sobreviven más tiempo y pueden generar otras ideas
  • Otras personas pueden valorar ideas que de otro modo no conocerían al ser rechazadas
  • Las ideas que uno piensa que carecen de utilidad pueden ser estímulos para la concepción de otras ideas
  • Ideas erróneas en un contexto determinado pueden revelarse como soluciones útiles en otro distinto

Concluyendo, el juicio diferido es una pieza clave para la creatividad dado que permite que las ideas así como las relaciones que de ellas se derivan, “sobrevivan” y puedan generar nuevas maneras de afrontar nuestros retos.

 

Eduardo Resbier. Director Postgrado de Comunicación Persuasiva. Título propio de la Universidad de Barcelona. Puedes ver una breve explicación de los objetivos del Postgrado en este video

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*