•  
  •  

Cuando la minoría es mayoría.

d6e0c71ca3722c71ddd73a242718257f_XL
Seguimos con la serie de artículos sobre experimentos de psicología. En éste Moscovicci nos explica como actuar sobre una minoría que está imponiendo su criterio. Complementa al realizado por Ash.
 
Imagina que estás en un grupo decidiendo qué hacer. Alguien propone ir a tomar una copa, por ejemplo un mojito (están deliciosos) y la mayoría está de acuerdo pero dos o tres personas del grupo hacen otra propuesta totalmente diferente: ir al cine. ¿Qué pasará? Siguiendo a Ash (véase artículo ¿Qué opinas? No sé, ¿qué opinan los demás?) uno diría que la minoría se conformaría  a la mayoría y terminaríamos todos saboreando el coctel caribeño. Sin embargo, muchas veces ocurre lo contrario, la minoría puede con el resto y terminamos, inexplicablemente, viendo la película. Con suerte el mojito a la salida. ¿Cómo es eso?  Moscovicci, hace tiempo realizó un experimento que trata de dar respuesta a este fenómeno, veámosla.
La explicación podría ser que si la mayoría cede a favor de la minoría es debido a que esto supondría una crisis de grupo que llevaría a una ruptura mayor. Un primer paso para que el grupo se desmenuzara.
 
Lo más interesante es quizás la propuesta que hace el investigador para hacer frente  a esta situación. Descubrió que la fuerza de la minoría es su consistencia. Que todos ellos mantengan sin fisuras una opinión. La usual y errónea táctica de presionar, lejos de tener éxito contribuye a afianzar su posición. Hay un dicho en psicología que afirma que la persistencia genera resistencia y esa máxima tendríamos que tenerla grabada en nuestra frente.  Así, insistir en las bondades del mojito difícilmente tendrá éxito.
 
Si la fuerza de la minoría está en el frente único que presentan ahí está la clave del éxito: hacer que difieran, que se enfrenten entre ellos.
 
-       ¿A qué película?
-       ¿A qué hora?
-       ¿Qué hacemos después?
 
En el momento que rompan su unidad es más fácil reconducir la situación.
 
Este punto es muy importante a la hora de trabajar en grupos. Es fácil encontrar una analogía en el ámbito profesional. Por ejemplo, si en una reunión dos o tres personas mantienen una posición fija frente a la propuesta de la mayoría en vez de presionar para que cambien habría que buscar detalles de lo defendido por ellos buscando su divergencia y entonces perderían toda la fuerza.
 
Claro que uno piensa que esto ayuda a afianzar la propuesta de la mayoría y que no necesariamente tiene que ver con cuál opinión es la más acertada, pero eso es ya otra historia.
 
_________________________________________________
 
 
 
Espero vuestros comentarios y sugerencias. Si queréis podéis dar vuestra opinión sobre el artículo votando abajo del mismo y/o sobre el blog en sí, en el lateral derecho. ¡Hasta pronto!
 
Sígueme en Facebook y en twitter (@Resbier)

4 thoughts on “Cuando la minoría es mayoría.

  1. Me parece interesante el razonamiento, sobre todo aplicado a la política.

    En cuanto a estrategia no aplica nada diferente del “divide y vencerás”. En este caso se apllica a la minoría, pero se podría también aplicar sobre la mayoría. Para el caso del mojito:
    - buena idea tomar una copa, ¡conozco un lugar donde hacen unos margaritas deliciosos!
    - no quiero ser aguafiestas pero soy alérgico a la menta, no puedo ni olerla, no podríamos hacer otra cosa?
    - ¿y los que conducen? ellos no pueden beber y no es justo…

    y poco a poco vas dividiendo a la mayoría… o no! En cualquier caso la estrategia es bien antigua y no aporta novedad alguna, pero es muy válida con fines didácticos.

  2. Un enfoque diferente, quizás en este experimento la minoría realmente es la mayoría si agregamos no simplemente por grupos, sino por grupos con opinión consistente. Me explico, la mayoría sería un gran grupo inconsistente formado por diversos individuos o grupos consistentes, todos ellos de menor dimensión que la minoría consistente, que por tanto sería mayoría en términos de grupos consistentes. Así pues el factor clave para que un grupo se conforme a una propuesta es la consistencia del grupo que lo propone respecto a la del resto de elementos del grupo, ya sean individuos o subgrupos. La consistencia puede presentarse en diversos grados, por lo tanto un individuo con una opinión muy consistente puede presentar más consistencia que todo un grupo. Pensemos en Hitler, un loco como él, absoluta minoría en cuanto al calado de su pensamiento asesino y de desprecio al ser humano, movilizó a una gran mayoría inconsistente, sin opinión… Por ello, si reflexionáis y llegáis a la conclusión de que formáis parte de una mayoría inconsistente, quizás es buena idea pasarse a una minoría consistente. Si en la Alemania nazi hubieran habido importantes y consistentes grupos de presión antihitlerianos quizás no se hubiera producido el holocausto. Si en España las minorías fueran más consistentes, no estaríamos tan a merced de los políticos, o sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*