•  
  •  

Dominar tecnología persuasiva

Dominar Tecnológía Persuasiva

dominar tecnología persuasivaPrimero decir algo obvio. Dominar tecnología persuasiva, como dominar cualquier tipo de tecnología implica que alguien te la explique, te la desarrolle (o que tenga uno las habilidades de extraerla de sus experiencias aunque ¿para qué inventar la rueda?). Y estas explicaciones deberían concretarse en un método, en un paso a paso, luego uno ya le meterá uno su estilo personal y hará los cambios que considere oportunos pero es imprescindible primero, para dominar tecnología persuasiva, que la conozcas.

Ya he dicho al principio que esto es algo obvio pero, ¿realmente es obvio? Te invito a que releas libros, que recuerdes cursos a los que has asistido y reflexiones si en ellos te dieron un método preciso. Quizás descubras que no. Pero este no es el motivo de este artículo, como tampoco cuestionar si la tecnología que te trasmiten es eficaz o no y más en un mundo profesional ávido de “nuevas tecnologías revolucionarias” que alimentan la fantasía del concepto definitivo, del no va más. Aquí solo trata de cómo dominar tecnología persuasiva así que damos por sentado que te la han desarrollado impecablemente y es eficaz. Son los puntos de partida.

Hace tiempo publiqué un artículo que denominé: descubrimiento revolucionario, pastillas para aprender, en él parodiaba que se habían descubierto unas pastillas que te hacían aprender cualquier cosa. Sólo bastaba con tomárselas, estudiar y, mágicamente, ya sabías. Como es de suponer, mi objetivo era que quería recordar la necesidad del esfuerzo, del entrenamiento, de la práctica para que una habilidad la domines. Increíblemente recibí mensajes preguntando donde se podían adquirir. Palabra de honor. En realidad, esto venía a confirmar en alguna medida, lo que aquí quiero señalar. No basta con disponer de la mejor tecnología explicada de la mejor manera. Es imprescindible practicarla para que salga “sin pensar”, para que la puedas adaptar a cualquier contexto, para que puedas estar atento a lo que acontece y no estar diciéndote: ¿ahora qué tengo que hacer”

Y vuelvo a una palabra mágica: método. Pero ahora un método enfocado a otro resultado, al resultado de la interiorización. Lo ideal es que los cursos, los libros además de que se centren en como hacer las cosas desarrollen métodos para practicarlas. Algunos dan sencillas sugerencias y, aunque poco, ya es mucho. Te lo den o no, constrúyete un buen método que te obligue a practicar día sí, día también. Es como ir al gimnasio. Si quieres buenos abdominales, además de saber como hacerlo, tendrás que “trabajarlos” constantemente. Pues es exactamente igual cuando quieres aprender una habilidad. Si quieres que tu habilidad “tenga músculo” entrénala constantemente. En nuestro caso, si quieres dominar tecnología persuasiva, tendrás que entrenarte. No existen las pastillas para aprender.

Yo soy de los que piensa que los partidos se ganan en los entrenamientos, es decir, lo que no tengas entrenado no esperes que te salga “espontáneamente” aunque antes de entrenar sugiero que te asegures que la tecnología que vas a ejercitar sea eficaz porque como entrenes algo erróneo…