•  
  •  

Marc Marquez ¿Qué nuevos retos le quedan?. Los efectos indeseables de alcanzar tu objetivo.

Hoy escuchando la entrevista que Jordi Basté le hacia a Marc Márquez en RAC 1, Basté le ha hecho la siguiente pregunta al bicampeón del mundo de moto GP. “Y ahora, un chico que con 21 años lo ha conseguido todo, ¿qué nuevos retos le quedan?”. Sin entrar si ser campeón del mundo “lo sea todo” y desconociendo los objetivos reales de Marc, la pregunta me ha hecho pensar en un punto importante a la hora de fijar objetivos.

Imaginemos que realmente el objetivo de Marc fuera ser campeón del mundo, desde este punto de vista ahora, lo que tendría que hacer, es fijarse nuevos objetivos y seguir el proceso. Y eso puede funcionar pero también es cierto que cuando una persona ha alcanzado sus objetivos, a veces, se queda en un estado: “¿Y ahora qué?”. Y entra en cierta parálisis, un cierto “tanto me da”. Tiene que “inventar nuevos objetivos” y puede que todo ello le resulte “artificial” y eso no sea tan “motivador”. Me suena a aquellos comentarios que se les hace a equipos de fútbol que han conseguido un éxito importante y luego se añade: “ya no tienen hambre de nuevos títulos”; “¡Qué difícil es motivarse después de haber alcanzado el objetivo deseado por tanto tiempo”.

¿Entonces? Entonces a la hora de fijar objetivos hay que saber incluirlos en lo que llamamos “dirección”. Una dirección es una declaración que aúna aspectos de visión con aspectos de misión: ¿cómo quiero ser, cómo quiero alcanzar las cosas, por qué hago lo que hago, qué quiero alcanzar, qué valores me mueven?

¿Recordáis a Pep Guardiola en su primera temporada prometiendo: esfuerzo y no títulos? Esa es la idea. Conseguir un título es un objetivo pero indicar que lo que prometo es esforzarme siguiendo unos valores determinados y tratar de mejorar día a día, sintiéndome bien conmigo mismo, eso no tanto un objetivo sino una dirección, y esta dirección envuelve cualquier objetivo que te marques. Puedes alcanzar todos los que plantees y la dirección te seguirá guiando. Puedes “inventar” cualquier objetivo y la dirección marcada te lo hará percibir como natural, lógico y, por lo tanto, creíble. Puedes no alcanzar tus objetivos y seguir. Conviene saber marcar objetivos pero siempre dentro de una dirección, aspecto que muchas veces olvidamos, lamentablemente.

 

Eduardo Resbier. Director Postgrado de Comunicación Persuasiva. Título propio de la Universidad de Barcelona. Puedes ver una breve explicación de los objetivos del Postgrado en este video

2 thoughts on “Marc Marquez ¿Qué nuevos retos le quedan?. Los efectos indeseables de alcanzar tu objetivo.

  1. Supongo que marcar distintos objetivos en distintas direcciones permite no desmotivarse si uno de ellos no lo consigues alcanzar. Es decir, no eres tan dependiente de un único resultado y te permite “cambiar de aires” cuando es necesario. Pudiendo conseguir así una motivación que derives hacia la dirección de objetivos “preferente”, si es que la hay.

    Muy interesante Eduardo, lo comparto. Gràcies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*