•  
  •  

¿Miedo a hablar en público? No, gracias

Miedo-a-las-alturas

En un taller organizado por el Postgrado de Comunicación Persuasiva de la Universidad de Barcelona en tan sólo 5 horas los asistentes consiguieron acabar con su miedo a hablar en público.

Hablar en público es una habilidad y como tal puede aprenderse pero ¿sólo están involucradas habilidades? ¿Es suficiente un curso donde enseñen técnicas de comunicación? No. Esta habilidad, como todas, requiere que la persona tenga creencias que jueguen a su favor (soy capaz, puedo hacerlo, entre otras), disponer del estado emocional adecuado para poder expresarla y, como punto central, trabajar el miedo a la evaluación de los demás que dispara el nivel de ansiedad.

El pasado sábado 16 de Mayo el Postgrado de Comunicación Persuasiva de la Universidad de Barcelona realizó un taller centrado en cómo vencer ese miedo que muchas personas tienen a la hora de hablar en público. El objetivo no era dotar a los asistentes de habilidades de comunicación oral sino en dotarles de un método para inducirse estados emocionales que favorecieran el poder expresar las habilidades, pocas o muchas, que ya tuvieran. Se contó con diez personas voluntarias (Alumnos de cuarto de ADE de la Universidad de Barcelona) con miedo a hablar en público y se trabajó con ellos tanto a nivel de identidad, como instalando creencias que facilitaran el cambiar estados emocionales limitantes por potenciadores, así como instalando estrategias mentales a la hora de afrontar la charla y, por supuesto, técnicas de inducción emocional. La metodología presentada fue una combinación de aspectos cognitivos-emocionales con diferentes tipos de visualización.

Sola

Los resultados fueron muy satisfactorios y no sólo por la buena intervención final que los asistentes hicieron dado que se sabe que hablar ante compañeros que han compartido el curso facilita un buen resultado sino con una verdadera prueba de fuego –que muchos cursos obvian- es decir, hablar en público ante un grupo más numeroso y diferente.

Medimos el impacto de dos formas: una, indirecta: preguntar cuantos de los asistentes querrían efectuar una presentación la semana siguiente ante un grupo más grande y dos, realizar la charla. Todos se mostraron dispuestos a hacerlo sin dudarlo y el 90% llegó a realizarla entre tres y cinco días después. Los resultados fueron excelentes indicando los participantes que, o no habían sentido esos nervios paralizantes o habían podido controlarlos a medida que iban apareciendo. El grado de satisfacción de todos ellos fue muy elevado.

Esta metodología, no solo centrada en hablar en público, se integrará en la próxima edición del postgrado de comunicación persuasiva (Octubre 2015) porque consideramos que un Postgrado, al menos a nivel universitario, no debe conformarse con buscar la excelencia en cuanto a los aspectos docentes y a la aplicabilidad de los conceptos a nivel profesional y personal sino que debe investigar para ofrecer la mejor de las metodologías para ayudar a que sus asistentes alcancen sus objetivos, única razón de un postgrado auténticamente centrado en lo profesional

cartelHPUB

Eduardo Resbier. Director Postgrado de Comunicación Persuasiva. Título propio de la Universidad de Barcelona. Puedes ver una breve explicación de los objetivos del Postgrado en este video

 

Grupo HP

 

Otros artículos sobre Hablar en público en este blog:

Hablar en público: preparar el discurso de manera diferente
Hablar en público: el síndrome “pulpo”
Hablar en público: ¿cómo haces para hacerlo mal?

 

18 thoughts on “¿Miedo a hablar en público? No, gracias

  1. En mi caso tuve la suerte de poder asistir al curso y la verdad, me aportó técnicas de relajación y concentración que me han sido de gran utilidad en las exposiciones que he tenido que realizar. He notado una mejoría en mi. Si bien los nervios siguen apareciendo, son mas controlables Y consigo que me afecten menos o sencillamente procuro hacerles menos caso. Al fin y al cabo es visualizar tu objetivo e intentar conseguirlo.

    • Además Alba, ya tienes metodología para seguir entrenando. Cada vez verás que es más fácil controlarlos porque ya sabes como…. Gracias por tu colaboración en el taller y por tu comentario.

  2. Yo también asistí al taller y la verdad es que el siguiente día que hablé en público me noté más seguro pero fue al cabo de una semana cuando tuve una exposición que me sentí incluso cómodo exponiendo el trabajo. Es verdad que se requiere como en todo un cierto entrenamiento, ya que en el taller se explican unas técnicas y una base que ya depende de uno mismo practicarlo más o menos. Pero para todo aquel realmente interesado, con ganas de aprender las técnicas y entrenarlas de verdad que se nota una gran mejoría. Mi experiencia fue muy positiva.

    • Muchas gracias Adrià, tanto por tu participación en el tallar como por compartir tus comentarios por aquí. Me alegro un montón que te sintieras cómodo exponiendo en una situación “real”

  3. También participé en el taller de como vencer el miedo a hablar en público, y la verdad es que me fue muy útil aprender técnicas para controlar los nervios. Dichas técnicas las apliqué en las exposiciones que he ido teniendo (por ejemplo, “el ancla” o tener alternativas en el momento en el cual te quedas bloqueado) y me han ido genial. En definitiva, vale mucho la pena asistir al taller, y animo a ir.

  4. Hola,
    Estoy más que contenta de haber tenido la oportunidad de participar en el Taller. Fue una experiencia nueva para mí, nunca había participado en talleres similares. Aunque duró solo 5 horas, creo que fue un sábado muy productivo, ya que se nos explicaron numerosas técnicas para controlar nuestro estado emocional a la hora de salir a dar una exposición, presentación. Una vez acabado el Taller se tienen que ir aplicando todo lo aprendido, ir trabajándolo. El resultado que yo noté es que ahora me siento más confiada a la hora de hablar en público, más tranquila y más cómoda, sin permitir que las reacciones de los que me estén viendo y escuchando, me afecten negativamente y me perjudiquen la exposición o presentación. Gracias por la oportunidad, Eduardo.

    • Muchas gracias Lina por tus comentarios. Tienes toda la razón, es necesario seguir aplicando y practicando las diferentes tecnologías que trabajamos en el taller para afianzarlas e interiorizarlas y que luego “surjan” sin darnos cuenta. Gracias a ti por participar.

  5. Yo también participé en el Taller, y el resultado es más que favorable.

    Después de realizarlo, solamente he tenido la oportunidad de exponer una vez, aquella en que todos los asistentes del curso hicimos delante de la clase. Pero fue suficiente para experimentar la eficacia de las técnicas i métodos que nos enseñaron. No me había preparado ningún tema en concreto, pero ni eso llegó a provocarme los nervios que pasaba antes de hacer el Taller. Logré “reírme” de mi misma y de la situación, sintiéndome cómodo y experimentando que no pasaba absolutamente nada “catastrófico” por quedarse en blanco. Todos me aplaudieron y valoraron el esfuerzo, igual que con mis compañeros.

    Yo, personalmente, cada vez que exponía o presentaba algo, me ruborizaba y me condicionaba lo que pensara la gente, y con tales pensamientos me quedaba en blanco. Lo que ellos me enseñaron, mediante varios métodos, fue a recobrar la tranquilidad y confianza en mí misma, a quitarle importancia a eso que yo se la daba y focalizar mi energía en lo que estaba presentando, sin dejar que me afectase lo que el público pudiera decir o pensar de mí.

    Fueron solamente 5 horas, y aunque las supieron exprimir al máximo, me gustaría asistir a posteriores cursos que impartieran. Es un tema complejo e interesante de trabajar de manera más profunda.

    Muchas gracias a ti, Eduardo, y a tu compañero, por darnos esta oportunidad. Sois dos grandes profesionales.

  6. Hola, yo también tuve la oportunidad de asistir a este taller sobre miedo a hablar en público.

    Personalmente, yo no tenía un miedo extremo a la hora de exponer mis opiniones o explicar alguna cosa en público, sino que minutos antes de ello me ponía muy nerviosa y me asaltaban dudas sobre si me quedaría en blanco, sobre como lo haría o si la gente estaría atenta. Aunque al final de cualquier exposición conseguía mi objetivo, normalmente lo conseguía hablando muy deprisa o sintiendo mucha vergüenza, cosa que si previamente me había preparado la exposición debería haberla disfrutado. Como Eduardo nos explicó tendemos a boitcotearnos y nos creamos inseguridades que no deberían estar, porque queremos que todo nos salga perfecto.

    Esto ha cambiado gracias a todas las técnicas que nos proporcionaron en este taller, que nos ayudan a relajarnos y a empezar a disfrutar de hablar en público. En mi caso la técnica que mejor me sirvió fue la de disociación, para ayudarme a calmarme minutos previos, aunque todas estas técnicas las debo seguir practicando para reforzarlas.

    Muchas gracias por la oportunidad ofrecida, este taller ha sido de gran ayuda.

  7. Yo también asistí a este taller y me gustaría dejar mis impresiones. Si duda, a pesar de que previamente al taller no tenía una idea clara de como sería, sin duda me sorprendió gratamente. A priori no confiaba en que fuera a dar resultados notables, pero todos los que asistimos coincidiremos en que todas nuestras sensaciones y los cambios que se produjeron fueron muy reales.
    Mi mayor dificultad a la hora de hablar en público son los nervios (derivados de pensar en ese momento que las personas que te están escuchando te están juzgando negativamente). Una semana después de este taller, tuve que hacer una exposición de un trabajo para otra asignatura y sin duda noté el cambio, pude explicarme con mucha más fluidez, hablar más despacio y mostrare más segura de mi misma, y creo que todo eso es importante si quieres tener una comunicación eficaz.
    Además el taller fue ameno y sorprendente, incluso tuvimos que inventarnos una canción y cantarla en alto (algo que pensé que jamás haría ante unos desconocidos) y una vez hecho descubres que…no era para tanto!!! :)

    Espero sinceramente que se repitan talleres de este tipo y se anuncien porque seguro será útil para mucha gente. Sin duda yo repetiré!
    Muchas gracias Eduardo por tu ayuda!!

    • Una de los aspectos de vuestros comentarios que más me agradan es constatar que los efectos conseguidos han perdurado en situaciones “reales” donde exponías y había una calificación de por medio. ¡Fantástico! Gracias por tu aporte, Silvia!

  8. En mi caso solo tuve una oportunidad de poner en práctica todo lo aprendido en el curso, pero llegué a disfrutar muchísimo la charla que realicé en clase, me la preparé pensando en cómo podría conectar con el grupo e incluso me imaginé cometiendo fallos y riéndome de mi misma.

    Sin duda, todos los que fuimos al taller teníamos distintos miedos, pero lo importante eran las ganas de perder ese nerviosismo que nos bloqueaba y no sabíamos cómo deshacernos de él.

    Me alegro mucho de haber tenido la oportunidad de aprender técnicas tan útiles a la hora de comunicarme, e incluso sorprendiéndome utilizando alguna en otro contexto (viéndome a mí misma desde fuera) pero ¡ayudándome por igual!

    ¡Muchas gracias por el taller! ¡Siempre es genial tener la oportunidad de superarse!

    • Me encanta cuando dices: “Me la preparé pensando en cómo podría conectar con el grupo e incluso me imaginé cometiendo fallos y riéndome de mi misma”. ¡Un aplauso!

  9. Fue una experiencia inolvidable. Aprendí mucho, sobretodo de mi misma. Te ayuda a entender cosas que no sabías porque te pasaban. Además, aprendes que lo que en tu cabeza es un PROBLEMA, no tiene porque serlo;somos nosotros mismos los que nos ponemos barreras y no los demás.
    Fue un sábado muy interesante, lo recomiendo totalmente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*