•  
  •  

¿Qué me mueve?

Personalmente fascinado por lo que podemos aprender sobre como persuadir(nos) y sugestionar(nos), base de nuestros éxitos y fracasos. ¿Por qué? Porque teniendo en cuenta que todos nuestros actos son debidos a nuestras estrategias mentales, a nuestra manera “específica” de interpretar y de dar sentido a eso que llamamos “realidad” el objetivo debiera ser cómo hacemos para creer lo que creemos dado que este proceso va determinar el qué hacemos y el qué sentimos. En otras palabras, cómo nos impulsamos o cómo nos paralizamos. Puestos a sugestionarnos, ¡sugestiónate bien!

Y de ahí arranca mi segunda obsesión: el cómo. Pienso que sólo aquellas formaciones, libros que se centran en detallar los pasos que sigue cualquier proceso (inteligencia emocional, motivación, liderazgo, etc.) son útiles, es la única manera de saber aplicarlo y de poderlo interiorizar para dar respuestas adecuadas. Exagerando, incluso una metodología incorrecta supone mucho más que la ausencia de la misma ya que al fin y al cabo sólo así puede ser estudiada y cuestionada.

¿Es bueno ser flexible mentalmente? Apuesto que sí pero si no me indicas que debo hacer exactamente para ser más flexible no me sirve porque no me dices nada y si no me dices nada terminaré haciendo lo que siempre hago. Si no hay método todo se queda en grandes palabras, más o menos bienintencionadas pero que no me conducen a ninguna parte.

¿Profesionales o parapasionales? Parapasional es un neologismo que recientemente leí en un artículo del periódico y me pareció fascinante. Busca ser una contracción entre profesional y pasional, es decir, ser un apasionado de tu profesión. Y me confieso culpable de ello. Observar como las personas se desarrollan, experimentan un crecimiento personal, cómo cambian sus creencias limitantes o irracionales -como gustes llamarlo-, el ver como personas con miedo a hablar en público empiezan a hacerlo como nunca antes se hubieron imaginado, por ejemplo, es apasionante. Es fácil apasionarse en este campo. Y además enriquecedor ¡Cuánto se enriquece uno trabajando con personas!