•  
  •  

¿Realmente existen las emociones tóxicas?

iStock_000003721281Small

Últimamente hay muchos comentarios por la red sobre el tema de emociones tóxicas. La pregunta que quiero hacer es ¿realmente existen las emociones tóxicas? Y si existen, entonces qué son y cómo actuar sobre ellas.

Independientemente de la gran confusión entre emoción, estado emocional y sentimientos, las emociones en las personas tienen una serie de funciones dirigidas a la supervivencia: preparar al organismo para la acción, expresar un estado emocional y, por último, llevar a cabo la acción. Por lo tanto, una emoción ni es buena ni es mala en sí misma, sencillamente favorece procesos. Pensar en términos de emociones tóxicas conlleva el riesgo de llegar a creer que hay emociones en sí mismas negativas. Y las emociones no son más que eso, ¡emociones! Ni buenas ni malas. En todo caso sería mejor considerarlas útiles o inútiles en la medida que acerquen o alejen a las personas de sus objetivos. En otras palabras, son contextuales. En un contexto la ira ayuda a la autoprotección dando fuerza y vigor y, por tanto, puede ser muy conveniente pero en otras situaciones no: sentir ira porque una persona haya llegado cinco minutos tarde, por ejemplo. El problema es que “surjan” en momentos inadecuados o que afecten a los objetivos.

La palabra clave es “surgir” ¿Por qué? porque la mayoría de las personas piensan en las emociones como algo que surge independientemente de lo que uno piensa. Hace tiempo en un programa de televisión muy recomendable, “Singulars”, se entrevistaba a una persona experta en inteligencia emocional. En un momento determinado, se cambiaron los papeles y la experta le hizo la siguiente pregunta al entrevistador: “imagina que vas por la calle y te encuentras a una persona que hace mucho tiempo que no veías y que apreciabas mucho. ¿Qué es lo primero que te va a ocurrir?” El entrevistador contestó lo que quizás la mayoría de nosotros diría: “tendría una emoción de alegría” La experta concluyó, “por supuesto, porque lo primero que aparece es la emoción” Es decir, ves y sientes; causa y efecto. ¿Seguro? Si examinamos la pregunta vemos la trampa en la que cae el entrevistado. ¡Claro que se emocionará porque el enunciado ya le guía a la emoción: una persona que aprecias y hace tiempo que no ves. En realidad al ver a la persona lo que surge primero son pensamientos y de la interpretación que hagas de ellos, de lo que signifiquen para ti surgirá la emoción. Este, en mi opinión, es el factor clave. Lo primero es la interpretación cognitiva e inmediatamente aparece, sin que nos demos cuenta, la emoción asociada a esa valoración. Sólo que no se enseña a enfocarse en esto. ¿Qué hubiera pasado si la pregunta hubiera sido otra bien diferente? Por ejemplo: “vas por la calle y encuentras a una persona que ni conoces ni te cae bien ni mal. ¿Qué es lo primero que te va a ocurrir?” Me imagino la cara de perplejidad del presentador. “Pues… nada”

Las emociones no surgen en el vacío. Nos las generamos nosotros ¿Cómo? Con la forma de interpretar los hechos, con las estrategias mentales que utilizamos. Según la estrategia mental usada , uno se generará situaciones “tóxicas” o no, por utilizar esta expresión. El problema es que la mayoría de los planteamientos en estos temas se centran más en lo que está fuera como si fuera lo determinante. Así podemos leer: emociones que te impiden alcanzar los objetivos, que te impiden ser feliz, etc. y no “estrategias que tu mismo haces para impedirte alcanzar tus objetivos, tu felicidad o lo que sea. Cuando alguien me dice: “No sé hablar en público” mi pregunta es: ¿cómo lo haces para hacerlo mal? ¿Cuál es tu método? Y ello para enfocarlo en que debe de ser algo que él hace, que piensa. ¡No es la audiencia! ¡No es un virus! ¡Es tu forma de pensar!

Concluyendo, ¿realmente existen las emociones tóxicas? Pienso que no. En todo caso lo que existen son personas que hacen interpretaciones “tóxicas” es decir, que tienen pensamientos (estrategias) que les alejan o les acercan a sus objetivos y eso es clave porque la forma en que definimos un problema determinará la forma de intervenir que tengamos, ¿no es así?

 

Eduardo Resbier. Director Postgrado de Comunicación Persuasiva. Título propio de la Universidad de Barcelona. Puedes ver una breve explicación de los objetivos del Postgrado en este video

NOTA: Recientemente efectuamos una experiencia con personas con miedo a la hora de hablar en público en la que, sólo modificando sus estrategias mentales a la hora de afrontar una presentación, perdieron el miedo y los nervios que les impedían alcanzar su objetivo en un taller de cinco horas (véase artículo)

Esta metodología se incorporará en la próxima edición del postgrado de Comunicación Persuasiva de la Universidad de Barcelona.

5 thoughts on “¿Realmente existen las emociones tóxicas?

  1. Se agradece que el artículo ponga en duda una realidad que se da sentada y que es bastante compleja. Personalmente, defiendo la existencia de emociones tóxicas, ya que considero que son aquellas emociones que comportan sufrimiento de la misma persona que las experimenta, y que por sus acciones pueden producir sufrimiento ajeno. Por ejemplo, la ira por si misma es una fuente de dolor propio, y suele conllevar una acción agresiva o violenta hacia el entorno. No considero que ser demasiado racional o utilitarista ayude al manejo de emociones, todo lo contrario. Me gustaría explicar que el concepto de emociones tóxicas es, ni más ni menos, que moderno y occidental; y no es necesario comenzar de zero cuando otras culturas han dedicado tiempo y esfuerzos a estos conceptos. La filosofía budista, por ejemplo, denomina emociones perturbadoras a la ira y al apego, entre otras, y considera que son de origen mental. ¿Cómo actuar sobre las emociones? De hecho la filosofía budista insiste en desidentificar el “yo” de la mente, tomando conciencia sobre los procesos mentales, y así ser capaces de tomar decisiones sobre nuestras acciones libremente en presencia de pensamientos no deseados o que nos alejan del estado de bienestar. Hay mucha literatura sobre ello, por ejemplo un libro llamado “El arte de domar el tigre”, lo más importante es que es un proceso que requiere de esfuerzo y dedicación, pero muy gratificante al mismo tiempo.

  2. I am really impressed with your writing skills as well as with the layout on your weblog. Is this a paid theme or did you modify it yourself? Anyway keep up the excellent quality writing, its rare to see a great blog like this one nowadays bdkcbecedcdk

  3. Wonderful blog! I found it while surfing around on Yahoo News. Do you have any suggestions on how to get listed in Yahoo News? I’ve been trying for a while but I never seem to get there! Thanks aefkcceddgggagca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*