•  
  •  

Seducción ¿qué es, qué implica?

Hace poco un asistente a uno de mis cursos de  persuasión me sugirió la idea de impartir uno sobre seducción. La idea me sedujo  y estoy valorando el realizar uno. Así que, paralelamente, dedicaré una serie de artículos sobre  las implicaciones que tiene  la seducción y desarrollaré algunas de sus “técnicas”.
En primer lugar aclarar el término seducción porque existen muchos conceptos vinculados a la influencia: persuasión, “persuasión coactiva”, seducción, sugestión, convencimiento, manipulación, estratagemas. Todos ellos generalmente se cofunden y los empleamos erróneamente
Una primera aproximación al término de seducción podría ser el siguiente: fascinación o atracción de una cosa o de una persona que provoca su deseo o afecto. Así no es lo que uno hace (el seductor) sino lo que al otro le atrae (seducido). Desde esta lógica no habría seductores sino personas seducidas
Así pues, la fascinación no la generan los demás si no que es uno el que se fascina (ante las acciones del otro).  Por  ejemplo. ¿Qué hace que una persona vestida de una manera determinada –la que tú te puedas estar imaginando ahora- sea vista como fascinante y “seductora” por unas personas y hortera por otras?  ¿No es la misma ropa? Entonces todos deberían quedar fascinados de igual manera. Pero en la realidad no es así. La explicación es fácil: todo depende de cómo el sujeto evalúa y analiza lo que ve, en éste caso, que lleva el otro. Lo que genera la fascinación no es tanto lo que el otro hace sino lo que yo valoro como fascinante. Este concepto es muy importante porque cuando alguien dice que fascina no es tanto lo que él hace sino que su estilo, su manera se ser y su forma de comportarse sea la que conecta con lo que el otro siente como fascinante. Entonces la seducción no depende de uno sino que depende de que los demás se fascinen con lo que uno hace.
Desde este punto de vista, el concepto seducción se podría emplear en cualquier ámbito, tanto personal como profesional: me seduce este tema, me seduce su manera de enfocar el proyecto, es un proyecto “seductor”, me sedujo para que me esforzara más, etc.   No obstante constatamos que  la gente  reserva el término de seducción a los aspectos vinculados al terreno afectivo y el de carisma en terreno más profesionales. Es una simple diferenciación de conveniencia porque ambos términos explicarían cosas similares.
¿Y la diferencia entre persuasión y seducción? La persuasión usa argumentos, lógica, razonamientos, pruebas, etc.,  para que alguien se convenza de algo. Mientras que la palabra seducción nos está sugiriendo la entrada de elementos emocionales. Es decir, es el cómo se comporta, cómo habla, cómo sonríe… lo que lo hace atractivo a uno. Entonces, lo que nos seduce es el estilo concreto de una persona. Así la seducción es un proceso vinculado al estilo, y a la manera de ser. Por lo tanto es algo espontáneo y natural. Mientras que las llamadas “técnicas de seducción” están  más vinculadas a la persuasión e incluso, en algunos casos, a la manipulación.
La combinación está servida. Cuando una persona  está fascinada o atraída por alguien entonces será más fácil persuadirla.  Y entonces estamos entrando en el terreno de las técnicas de comunicación, empatía y persuasión aunque se quieran disfrazar de técnicas de seducción.
________________________________________________________________
Espero vuestros comentarios y sugerencias. Si queréis podéis dar vuestra opinión sobre el artículo votando abajo del mismo y/o sobre el blog en sí, en el lateral derecho. ¡Hasta pronto!

2 thoughts on “Seducción ¿qué es, qué implica?

  1. Buenos días Eduardo,

    Estoy de acuerdo que el campo de la seducción, las técnicas de comunicación adoptan un papel trascendental, dominar dichas técnicas puede ser la antesala a la seducción.

    Si es cierto que una persona que está fascinada, sugestionada por otra, es más fácil persuadirla y seducirla…pero como seduces a una persona a la que no te tiene ninguna fascinación/ admiración por ti??

    En cuanto, el seductor y seducido creo que los dos deben ir unidos, no existe el uno sin el otro, aunque la seducción afecte de forma diferentes a diversas personas, después de la acción, reacción.

    Me gusta empezar el día leyendo un artículo tuyo…la cabeza ya empieza a trabajar sin darte cuenta y no sobre cosa banales, triviales…interesante, muy interesante!!

    Un saludo
    Jorge

  2. Buenas noches Eduardo, se me ocurre que el juego seductor/seducido y vicevesa puede llevar a resultados inesperados: Que el seductor se convierta en seducido.
    No sería la primera; ni será la última vez que las muestras de admiración del seducido, acaben por llamar la atención del seductor y este sea finalmente el seducido…En fín se trata de un juego de las “Alquímias de la Mente”.Como diría Elster.
    Saludos de una seducida/seductora y viceversa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*