•  
  •  

Talento bajo sospecha

NIP000004935494_900146c

Soy uno de tantos que nada más despertarse gustan tomar el consabido café con leche en un bar y leer la prensa. Leo en un periódico deportivo un artículo de Martí Perarnau que titula: “Talento bajo sospecha” con reflexiones que van más allá del fútbol, lo cual siempre es de agradecer.

El artículo cita a un futbolista inglés Danny Blanchflower que dijo: “La gran falacia es que el fútbol es en primera y última instancia algo que tiene que ver con el triunfo; el fútbol tiene que ver con la gloria, con hacer las cosas con estilo y elegancia”. El propio Martí añade: “el triunfo es la droga que lo ciega todo: el talento, el estilo, y que impide valorar en su justa medida el progreso de un jugador, su esfuerzo medido en algo más que esfuerzos tribuneros o la solidaridad colectiva que sacrifica el “yo” por el “nosotros”. En estos tiempos en que el dribling ya es vituperado, cualquier día oiremos que se abuchea un buen pase

Casi parece sacado de un libro de crecimiento personal pero con un regusto diferente a los actuales. Alcanzar el objetivo, tener éxito es importante, no puedo negarlo, pero ¿no estamos poniendo demasiado énfasis a si se han conseguido como la única vara de medir? ¿Y el esfuerzo? ¿Y el mero hecho de haberlo afrontado? ¿Y el aprendizaje conseguido?. De acuerdo, no se ha conseguido, aceptémoslo, pero aunque no se haya conseguido ¿no se han hecho cosas valiosas? ¿Es que todo estaba mal? ¿Por qué no centrarse, también, en lo que se ha hecho bien? Aceptar el no haber conseguido un objetivo como parte del proceso sin desmotivarse y con ganas de seguir intentándolo forma parte de la tan necesitada, vital  y valiosa tolerancia a la frustración

Leo en el artículo otro punto interesante: “El nivel de juego seguramente subiría mucho si el resultado final de los partidos no fuera tan importante. El miedo a la derrota y la pérdida de puntos corroe la confianza de los jugadores” (Champan, entrenador del Arsenal) ¿A qué se refiere la cita? ¿A jugar a fútbol? ¿A hablar en público? ¿A afrontar retos? Todos sabemos que el miedo a la evaluación está altamente vinculado con la ansiedad y la ansiedad, a niveles excesivos (distress), hace que nos hundamos por lo que es importante aprender a gestionar los resultados desfavorables, es decir saber que forman parte del aprendizaje y que son inevitables.

Todos estamos de acuerdo con eso, ¡seguro! Ahora bien, cuando un niño se acerca a su padre después de haber perdido un partido, por ejemplo, y el padre le dice “no pasa nada” para animarlo, observa cómo lo dice, cómo son sus tonos, cómo son sus expresiones no verbales. A veces el mensaje “suena” a compasivo. El niño ha perdido pero ¡no es tonto!. Además sólo con comparar con lo que el padre dice y hace cuando gana, al niño le queda claro lo que significa realmente perder y muchas veces lo que le dicen/hacen no está vinculado a una adecuada gestión de la derrota. Y lo mismo vale para adultos ante la no consecución de un objetivo.

Concluyendo: gestionar adecuadamente éxitos y fracasos forman parte de nuestra/su ecuación del crecimiento personal. Insisto, alcanzar el objetivo es importante, pero también es importante aprender que no siempre se consigue, que hay muchas variables que uno no controla y que hay que valorar muchos más factores así controlaremos ese distress y, en general, seremos más efectivos.

 

Eduardo Resbier. Director Postgrado de Comunicación Persuasiva. Título propio de la Universidad de Barcelona. Puedes ver una breve explicación de los objetivos del Postgrado en este video

 

Otras entradas vinculadas a Objetivos:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*