•  
  •  

Un método para hundir la autoestima

autoestima

Autoestima ¿Todo es mejorable?

 

Hay un método para hundir la autoestima. Imagina que una persona ha terminado su trabajo y lo ha hecho bien. Se ha esforzado y la tarea realizada tiene la calidad adecuada. Algunas veces al presentarlo recibe ese comentario por parte de su jefe o compañeros en forma de sentencia: “es mejorable”. ¿Te lo han dicho alguna vez? Más de una ¿verdad? Es la frase que más odio oír y decir. ¿Cómo te suena a ti? Lo peor no es esto, lo peor es que esa persona se diga a sí misma: “es verdad, es mejorable” y se lo crea. No importa lo bien que lo hayas hecho, no importa el esfuerzo que hayas hecho… es mejorable, lo cual significa que podías haberte esforzado más y por implicación que no está lo suficientemente bien. ¿Cómo se te queda el cuerpo? ¿Cómo se te queda la autoestima? ¡Por los suelos!

Que otros te lo comenten puede que sea por motivos tan cuestionables como “para que no se confíe”; “para que no se lo crea” o por motivos de agenda oculta. Pero conozco a personas que no necesitan que se lo digan los demás, ya por si solos son buenos hundiendo su propia autoestima. Profesionales, estudiantes, no importa, miran lo que han hecho y se dicen: “Lo podía haber hecho mejor” y se centran en que podían haber hecho más. Y el mal estar emocional cabalga desbocado. La pregunta es ¿la tarea está bien? ¿es lo que el cliente –en sentido amplio- espera? Si es así ¿por qué decirse a sí mismos, es mejorable y castigarse por esa supuesta falta de excelencia? Porque todo es mejorable, sin duda pero ¿es necesario invertir mucho más tiempo para una mejora que posiblemente el cliente ni perciba? Entonces, ¿cuál es el objetivo? ¿Machacarse para estimular un supuesta excelencia o es para presionarse para poder demostrar a los demás lo bueno que uno es? ¿Demostrar algo a los demás o a sí mismo? Porque, ¿quién necesita demostrar que es bueno? El que cree que no lo es, ¿no es cierto?

No se trata de eliminar la expresión del vocabulario de estas personas. Así no se consigue nada. Es importante saber cómo cambiar esta dinámica pero al menos, en un primer momento, reconocer que si un jefe o quien sea le dice a un colaborador o colega: “es mejorable” –partiendo de la premisa que realmente esté bien- estás buscando hundir la autoestima de tu interlocutor ¿es este tu objetivo? Y si, sobre todo, uno se lo dice a ti mismo sin necesidad de “colaboración” externa está siguiendo un método esplendido para hundir su propia autoestima. ¿Este es tu objetivo?

 

Eduardo Resbier. Director Postgrado de Comunicación Persuasiva. Título propio de la Universidad de Barcelona. Puedes ver una breve explicación de los objetivos del Postgrado en este video

5 thoughts on “Un método para hundir la autoestima

  1. Esta situacion puede deberse a la incapacidad del responsable para gestionar su equipo. Lo cual hoy en dia es un problema, dado que en la actualidad el trabajo en equipo es de vital importancia para desarrollar proyecto de cierta envergadura.En consecuencia un jefe de equipo deberia tener capacidad para ejercer un refuerzo positivo o negativo sobre los formantes de su equipo, en la forma y momento adecuados. Un refuerzo negativo en un momento inadecuado puede propiciar un descenso en la capacidad de autoestima del integrante del equipo, que va a repercutir negativamente en su futuro rendimiento.

    • Tienes razón pero yo me centraba en los aspectos negativos de ese repetirse: “todo es mejorable” cuando la tarea está suficientemente bien, porque cuando la mejores, volverá a ser mejorable en un ciclo sin fin

  2. No! hundirla no! Lo que necesitamos son métodos para aumentar la autoestima de nuestro equipo, familia, amigos, y en definitiva de toda la humanidad! Ello aplicado traerá siempre resultados positivos, sumará en positivo.

    Una correcta autoestima sirve a la creatividad, de un individuo, equipo, colectivo, pueblo… por tanto servirá para crecer, sino cuantitativamente, cualitativamente o ambas. La baja autoestima no es un estado, es un proceso, un proceso de destructucción de la propia estima, ya sea individual o colectiva.

    Por ello: creemos, construyamos, en lugar de destruir(nos). Por tanto estimulemos en los demás (y por supuesto en nosotros mismos) la propia autoestima, y los resultados serán positivos para todos. Construyamos, no destruyamos.

    Por otra parte es siempre producente la psicología inversa? Entendiendo por tal el llamar la atención sobre lo contrario a lo que se pretende estimular. Pues una psicología inversa mal calculada puede cuajar al revés! Con ello quiero pedirte que nos expliques el método para elevar la autoestima propia y de nuestros equipos, y no un método para hundirla!!! :D ;-)

    Un saludo Eduardo

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo. Soy un obsesivo del método, si no me dices cómo, no me dices nada como apunte en una antigua entrada. Y es lo que procuro hacer siempre en mis cursos y libros. Ahora bien, comprenderás que en un artículo eso es un poco más complicado (lamentablemente). No sé si el artículo lo podríamos considerar de psicología inversa, lo que buscaba en él son dos cosas. La primera cuando te digas “Todo es mejorable” de modo que te afecte emocionalmente, recuerdes esta entrada y te haga, al menos, reflexionar. Y dos, cuando le digas a alguien: “Está bien pero es mejorable, pienses en los efectos que buscas en el otro.

      Aprovecho para añadir algo, en el artículo, me refería a las personas que “haciendo bien el trabajo siempre ven que está mal y que lo tienen que hacer mejor porque todo es mejorable, y cuando lo hayan mejorado pueden volver a decirse “es mejorable” y así, entrando en un círculo vicioso que sólo dispara ansiedad.

      Gracias por tu aportación y, conociéndome, sé que intentaré dar método sobre la autoestima.

  3. Encontrarte a un “exigente incondicional” es algo que todo el mundo hace en la vida o incluso lo es. El problema es que gran parte de la autoestima es alimentada por los demás. En mi opinión, ha de ser uno mismo el que decida qué le puede afectar y qué no. Forjarse una opinión consistente y aprovechar este tipo de personas para poder hacerlo mejor, ser más detallista si se quiere. Pero no para autodestruirse. Ya que de esa forma la confianza va menguando y eso se refleja en el trabajo diario, justificando así, el “es mejorable”.
    Partiendo de la base que se hace bien y sabiendo que es una persona que jamás va a estar satisfecha, lo único que se puede hacer es intentar superarse a uno mismo en cada tarea. Para que sentise mejor y no peor.
    Parece sencillo dicho en un par de párrafos, pero ese cambio de mentalidad puede ser difícil de lograr si se parte de una autoestima muy dañada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*