•  
  •  

No me va a pasar lo mismo. Sobre los objetivos

deja-vu

¿Cuántas veces has dicho o has oído esta expresión: no quiero que me vuelva a pasar lo mismo y constatas que termina pasando justamente aquello que no querías que pasase? Muchas, ¿verdad? La explicación de ello está en función de muchas variables, aquí nos centraremos en una de ellas.

 

¿Por qué sucede esto? Me gustaría analizarlo en este artículo desde la perspectiva de objetivos. En primer lugar,  la persona que dice que no quiere que vuelva a suceder lo mismo, sabe perfectamente lo que no quiere que vuelva a suceder pero no sabe lo que quiere.

 

Hay personas que fijan objetivos desde lo que quieren evitar, lo que no les gusta, lo que no quieren que pase.  ¿Está mal?  No, sólo que fijar objetivos desde lo que no queremos sólo nos focaliza en lo que queremos evitar, en lo que no queremos volver a sentir y aunque nadie puede negar que esto es “motivante”, en el sentido que nos mueve, es insuficiente porque no marca dirección, es decir, no ayuda a dirigirnos hacia algo en concreto. Imagina que paras a un taxi, el taxista te pregunta ¿a dónde? y le respondes: “no me lleve a Plaza España”. El conductor sabe lo que no quieres, de acuerdo, pero ¿a dónde te llevará? A cualquier sitio aunque más bien me lo imagino quieto parado sin saber hacia donde ir. Y lo peor, sin poderse quitar “plaza de España” de su cabeza. Y eso nos sucede cuando construimos desde lo que no queremos, nuestro cerebro toma como referencia lo que no-queremos y, sin darnos cuenta nos orienta hacia lo que no queremos que pase, pudiendo “repetir” la historia, es decir, terminar en Plaza España.

 

Es por ello que he leído en bastantes libros y he escuchado a muchas personas decir que no es correcto determinar los objetivos desde lo que queremos evitar.  Pero piénsalo, eso es desaprovechar toda la fuerza motivante de la evitación. Perdón por el juego de palabras, pero saber lo que no se quiere esconde una gran fuerza motivante. Combinar los dos aspectos resulta mucho más interesante, es decir, tener tan claro lo que no quieres como centrarte en lo que sí deseas alcanzar. Además nos ayuda a matizar el objetivo: quiero x pero sin pasar por y: “lléveme a la calle tal sin pasar por Plaza España”, esta es la idea, usar las dos “fuerzas”, lo que en tecnología persuasiva se denomina sistema de propulsión.

 

Eduardo Resbier. Director Postgrado de Comunicación Persuasiva. Título propio de la Universidad de Barcelona. Puedes ver una breve explicación de los objetivos del Postgrado en este video

2 thoughts on “No me va a pasar lo mismo. Sobre los objetivos

  1. ¡Buen articulo Eduardo!

    Sin duda, la mejor manera de abordar un objetivo es ser pleneamente consciente de la estrategia que se va a seguir para lograrlo, sin evitar los puntos que no nos interesan. Aquello que no queremos debe estar también recogido en nuestra estrategia, para llegar a aquello que si nos interesa.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*